translation missing: es.general.search.info_search

Carrito

Cerrar

3 y 6 msi PayPal | Quincenas con Kueski

COMPRA O DUDAS POR TELÉFONO - TEL. SHOWROOM (11:00am-20:00pm): "(55) 55 285 673"

DUDUK

DUDUK

Cómo habitúas a un niño a no decir groserías

Las groserías son palabras o frases que se usan para insultar o para expresar enojo. Es común que los niños las usen sin darse cuenta de lo ofensivas que pueden ser. Aunque no es fácil, es importante enseñarles a no usar estas palabras.

La forma en que un niño se acostumbra a no decir groserías puede variar dependiendo de la edad del niño y de la cultura en la que vive. En general, hay algunos pasos que se pueden seguir para enseñarles a no usar estas palabras.


En primer lugar, es importante que los padres estén conscientes de las groserías que sus hijos están usando. Según el estudio “Efectos de la exposición temprana a la violencia en el lenguaje”, publicado en la revista Pediatrics, los niños imitan el lenguaje que escuchan en casa. Por lo tanto, si los padres usan groserías, es más probable que sus hijos también las usen.

En segundo lugar, es importante que los padres hablen con sus hijos sobre las consecuencias de usar groserías. Los niños pueden no saber que las palabras que están usando son ofensivas y pueden no entender por qué están mal. Es importante que los padres expliquen a sus hijos por qué se deben abstener de usar estas palabras.

En tercer lugar, es importante que los padres establezcan reglas sobre el uso de las groserías. Estas reglas pueden variar dependiendo de la edad del niño. Por ejemplo, los niños mayores pueden entender que no se pueden usar groserías en presencia de otros adultos, mientras que los niños más pequeños pueden entender que no se pueden usar groserías en presencia de otros niños.

En cuarto lugar, es importante que los padres ayuden a sus hijos a encontrar palabras alternativas para expresar enojo o frustración. Estas palabras pueden ser distintas para cada niño. Por ejemplo, un niño puede usar palabras como “triste”, “frustrado” o “enojo” en lugar de palabras como “puto”, “maricón” o “hijo de puta”.

En quinto lugar, es importante que los padres recompensen a sus hijos cuando se abstienen de usar groserías. Esto puede significar darles palmadas en la espalda, decirles “bravo” o darles algún otro tipo de reconocimiento.

En sexto lugar, es importante que los padres estén dispuestos a repetir estos pasos cada vez que sus hijos usen groserías. Esto requerirá paciencia y consistencia por parte de los padres.


En resumen, hay algunos pasos que se pueden seguir para enseñar a un niño a no usar groserías. Es importante que los padres estén conscientes de las palabras que están usando, hablen con sus hijos sobre las consecuencias de usar groserías, establezcan reglas sobre el uso de las groserías, ayuden a sus hijos a encontrar palabras alternativas para expresar enojo o frustración, y recompensen a sus hijos cuando se abstienen de usar groserías.

Publica un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Scroll To Top

#title#

#price#
×