translation missing: es.general.search.info_search

Carrito

Cerrar

3 y 6 msi PayPal | Quincenas con Kueski

COMPRA O DUDAS POR TELÉFONO - TEL. SHOWROOM (11:00am-20:00pm): "(55) 55 285 673"

DUDUK

DUDUK

La primera mascota de mi hijo.

Desde que mi hijo era un niño había pedido tener una mascota, alguien con quien compartir juegos y a quien darle cariño. Pero como padres, nos preocupamos mucho por la responsabilidad que esto conlleva, así que decidimos no darle una mascota aun.
Sin embargo, cuando mi hijo cumplió siete años, nos dimos cuenta de que era el momento adecuado para que tuviera su propia mascota. Nos dimos cuenta de que esto podría ayudarlo a aprender sobre el cuidado y el amor hacia los animales, así como a desarrollar su responsabilidad. Cuando le dijimos a mi hijo que pronto tendría su mascota, sus ojos se llenaron de alegría.
Entonces comenzamos a buscar un animalito para él. Su primer pensamiento fue tener un perro, pero aunque teníamos el espacio adecuado para este tipo de animal en nuestra casa, decidimos que un pez sería una mejor opción para comenzar y evaluar su responsabilidad.
Antes de comprar el pez, decidimos que mi hijo debía primero aprender sobre el cuidado de los animales. Le expliqué a mi hijo que debía estar preparado para asumir la responsabilidad de cuidar de su mascota y aprender a amarla. Así que lo llevamos a una tienda de mascotas para que viera los peces, y le explicamos lo importante que era tener un entorno adecuado para su pez.
Una vez que mi hijo entendió el compromiso que tenía con su mascota, nos dirigimos a la pecera para elegir el pez. Nos tomamos nuestro tiempo para elegir el que mejor se adaptaría a nuestro hogar. Una vez que lo tuvimos, le expliqué a mi hijo que debía estar preparado para limpiar la pecera a diario y cambiar el agua regularmente. Mi hijo fue muy responsable con su nuevo pez. Siempre estaba pendiente de él y hacía todo lo posible para mantener su pecera limpia y acogedora.
A medida que mi hijo se acostumbraba a su nueva mascota, comenzamos a ver resultados positivos en su comportamiento. Se volvió más consciente del cuidado de su pez y mejoró su habilidad para tomar decisiones responsables.
A medida que mi hijo seguía desarrollando su responsabilidad, comenzamos a hablar de la posibilidad de tener un perro. Al ver que él estaba tomando muy en serio el cuidado de su pez, decidimos que era el momento adecuado para darle un perro.
Fue un gran aprendizaje para mi hijo, pero al mismo tiempo fue una gran alegría ver cómo disfrutaba de su nuevo perro. Aprendió mucho sobre el amor y el cuidado de los animales, y se volvió una persona mucho más responsable.
Ahora, mi hijo sabe que tener una mascota requiere un gran compromiso y que hay que cuidarla con el amor y atención que merece. Estoy orgulloso de él por haber hecho un gran trabajo con su primera mascota, y espero que continúe compartiendo mucho amor con todos los animales que conozca.

Publica un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Scroll To Top

#title#

#price#
×